Cómo preparar un encuentro con un autor

Una de las actividades más enriquecedoras para niños y jóvenes es el encuentro con un escritor. Es una estupenda excusa para conocer la obra del autor, aficionar a la lectura, estimular la participación en grupo y conocer de primera mano cómo es el proceso de creación de un libro.

Pero ¿cómo se prepara un encuentro con un autor?

Antes del encuentro con el autor

Una vez que la maestra o el maestro y la escuela han decidido invitar a un autor (sin olvidar que un ilustrador o editor es otra interesante opción) hay que ponerse en contacto con él o ella. En la actualidad, el correo electrónico y las redes sociales como Twitter y Facebook facilitan el contacto personal. También puede intentarlo a través de alguna de las editoriales con las que trabaja el autor. SM promociona que los autores de literatura infantil que han publicado en Puerto Rico con nuestra editorial visiten las escuelas, por lo que un posible contacto es el representante de ventas que visita el colegio.

El siguiente paso es la búsqueda de información sobre el autor y su obra y la elección del título o títulos que los alumnos leerán para prepararse para la visita. Es necesario este conocimiento previo por respeto al autor y para generar expectativas entre los estudiantes. A continuación encontrarás algunas sugerencias para preparar el evento.

En clase

  • Complementar la propia investigación sobre los datos biográficos y profesionales del invitado con el trabajo en equipo en el aula para recoger datos a través de libros, Internet, revistas, periódicos, etc.
  • Leer el texto seleccionado, comentarlo en clase, subrayar lo que más les ha gustado y también apuntar lo que menos.
  • Valorar las ilustraciones del libro y buscar información sobre su creador.
  • Reproducir las ilustraciones o realizar dibujos y otros trabajos plásticos basados en escenas del libro para decorar el salón, la biblioteca, los pasillos de la escuela…
  • Buscar piezas musicales que combinen con el texto. Otra opción divertida sería seleccionar diversos fragmentos del libro y hacer una representación dramática en clase.
  • Ver algún documento audiovisual en torno al autor y su obra.
  • Recoger y anotar experiencias personales en relación con la lectura hecha.
  • A partir de una fotografía del invitado, los estudiantes pueden dibujar su retrato personalizado.
  • Elaborar un listado de preguntas sobre la lectura para presentar al autor en el encuentro.
  • Los alumnos también pueden confeccionar una entrevista al escritor o escritora sobre su vida, trabajo y proceso creativo.
  • El maestro, a su vez, preparará una colección con los trabajos realizados para la ocasión, que entregará más tarde al invitado. Asimismo, se encargará de motivar a los alumnos para que pregunten y charlen con el autor en el momento adecuado, además de mostrarle su afecto y admiración. Algunos preferirán llevar sus preguntas por escrito, aunque la mejor alternativa siempre es la espontaneidad.

 Con respecto a la escuela

  • La escuela debe elegir un espacio apropiado para el encuentro. Debe tenerse en cuenta el número de asistentes, la cercanía que se quiere imprimir al acto, la comodidad, el ruido ambiental y, por supuesto, la edad de los asistentes.
  • El lugar debe contar con los materiales necesarios para que el encuentro se desarrolle de la mejor manera posible: mesas, sillas, pizarra, paneles, pantallas, micrófono, recursos técnicos de video, música, diapositivas, conexión a Internet, etc. Algo de decoración para ambientar la sala y alguna bebida para el invitado son otro tipo de detalles bienvenidos.
  • Es necesaria la inclusión de varios miembros del equipo docente en la actividad para atender a los alumnos durante la sesión.
  • Algo de publicidad nunca viene mal. Se puede informar del encuentro a las asociaciones de padres y madres, a los medios de comunicación locales, o bien a través de Internet en la página web del centro, además de en redes sociales, blogs, revistas, etc. Confeccionar carteles y folletos informativos, así como exponer fotografías y libros del invitado, son otras opciones.
  • Involucrar a las familias, ya sea informándoles o invitándolas al evento. Una carta, un email, un mensaje de texto sobre la cita, junto a alguna octavilla con datos del autor y su obra. Se pueden incluir actividades relacionadas en la tarea que los niños llevan a casa, propuestas de lectura en familia, visitas a la biblioteca, etc.
  • También es importante avisar a las librerías de referencia para que soliciten y tengan disponibles los títulos sobre los cuales se trabajará, o relacionarse con la editorial a través de compras directas por la web.

Durante el encuentro con el autor

El desarrollo del encuentro no tiene una plantilla única, sino que dependerá del gusto y planteamiento del autor; del número de asistentes y, como ya hemos apuntado, de la edad de ellos y ellas; del tiempo disponible, etc.

Tras la presentación, una charla, seguida de preguntas y comentarios, es lo común. También se puede realizar una lectura en voz alta, la proyección de algún elemento audiovisual, una entrevista para el diario del colegio o su bitácora en la Red, así como la exposición de los trabajos elaborados por los alumnos, sin olvidar la tradicional firma de libros que acerca al autor y al lector.

Después del encuentro con el autor

Luego de que el evento haya pasado, se aconseja:

  • Hablar y comentar con los alumnos sobre la experiencia y sus sensaciones. Organizar un debate en el aula sería una estupenda manera de hacerlo.
  • Asignar una redacción en la que cada uno plasme su punto de vista en torno a la experiencia.
  • Recopilar fotografías, grabaciones, libros, anotaciones y otros documentos sobre los que se han trabajado para realizar una exposición temporal en el centro, ya sea en la propia clase o en la biblioteca.
  • Leer otros títulos del invitado y trabajarlos en el aula. O bien, a partir de los temas tratados, abordar nuevos autores y obras con los que seguir construyendo el hábito de la lectura entre los más jóvenes.
  • Organizar una excursión o viaje cultural a lugares que aparecen o se relacionan con los libros que han leído.